viernes, 12 de junio de 2015

Es viernes, mamá: Yo, mamá

Hoy no voy a hablar de los chicos, hoy voy a hablar de mí. Voy a hablar de ese momento nocturno en el que los niños ya están en la cama, yo aplaco mi dolor de cabeza después de un largo día en el que he gritado más de la cuenta y en el que la paciencia se ha esfumado mucho antes de lo que debería; ese momento en el que intento recuperar la compostura y sacudirme las culpas estirando las piernas y comiéndome un helado.

3 comentarios:

  1. Soberbio (en el sentido de grandioso ehhhhh????) relato. Besos
    Anuchi

    ResponderEliminar
  2. Esos momentos que todos necesitamos, y las mamás más. Biquiños!

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...