lunes, 7 de julio de 2014

Reflexiones literarias y veraniegas: Molinos



"Mire, vuestra merced, - respondió Sancho - que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino." Don Quijote, primera parte. Cervantes.

Pues eso, qué molinos tan diferentes verían don Quijote y Sancho si paseasen hoy en día: ni piedra que voltear ni grano que moler, sino energía que producir.

9 comentarios:

  1. Cuando fuimos a ver a Mandi, me quedé maravillado viendo los molinos que hay rodeando Santiago.

    Me encantan, la verdad.

    Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos están justo en la otra punta de la península, de camino a Algeciras. Y más que vimos en nuestro camino a Tarifa, te puedes imaginar, con dolor de cabeza acabé de tanto viento jajajaja

      Un beso y arriba esa semana! (Que ya sé que la has empezado estupendamente finiquitando tu Silencio ;)

      Eliminar
  2. A pesar de que no son tan románticos como los del Quijote, reconozco que yo me quedo embobada cada vez que los veo. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo evitar que me pase lo mismo, y si ya pasamos cerca y veo un poco más lo grandes que son, apaga y vámonos!

      Un beso!!

      Eliminar
  3. Aquí hay mucho de eso, es verdad. Ahhh, y tengo pendiente lo de la Carmen viajera, no me olvido. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que el viento es un bien del que hay bastante en la península. Muchas muchas gracias por lo de Carmen.

      Un beso, guapetona!

      Eliminar
  4. Zgz está rodeada de molinos. Me encanta ponerme debajo y mirar cómo giran....
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos un poco don Quijote!! No tanto porque creamos que son gigantes - que a veces también ;) - sino porque los molinos nos atraen más de lo que pensamos. Y mira, parece que nuestra península está servida de viento!

      Un beso!!

      Eliminar

Dime algo si quieres...