viernes, 25 de julio de 2014

Es viernes, mamá: Yo, guiri



Sevilla es una ciudad que se presta a ser guiri en tu propia tierra, así que de vez en cuando toda la familia ejercemos de guiris e incluso los de los coches de caballos nos invitan a dar una vuelta por la ciudad. ¿Tanta pinta tenemos?

En fin, desafiando las altas temperaturas, la semana pasada salimos a dar una vuelta por el centro y el chico era la viva imagen de un guiri: sus pantalones cortos, sus sandalias (sin calcetines, lo sé), su mochila (llena de juguetes) y su refrigerio (un zumito de naranja). ¿Que como acabó la cosa? Como no podía ser de otra forma, llevando yo la mochila, tomándome yo el resto de zumo y llevándolo el padre en brazos.

4 comentarios:

  1. Jajjjjaaajjja!!!! Servidores de risas!!!! Y de míni M!!!!! Buaaaaa como me encanta leerte!!!!!!

    Besazzzzoooo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja, más me reía yo viéndolo pasear así, qué personaje está hecho. ;)

      Besos miles y millones!

      Eliminar
  2. ¿Cómo consigues que lleve su propia mochila? (aunque sólo sea un rato jajaja)
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque te parezca raro, era él el que la quería llevar y yo la que no quería que la llevara porque iba a pasar un calor de muerte. Pero bueno, la llevó un rato y se cansó, como era de esperar.

      Besos!

      Eliminar

Dime algo si quieres...