viernes, 6 de junio de 2014

Es viernes, mamá: De excursión a Ikea



Hay ciertos centros comerciales a los que son un placer ir con niños porque precisamente parecen estar pensados para ellos. O más bien, para sus padres. Hablaba hace un tiempo de Decathlon, un gran parque de atracciones deportivas: allí te dejan coger de todo, los niños juegan con las pelotas, se suben a las bicis, se meten en las tiendas de campaña... Y los dependientes como mucho dirigen una sonrisa forzada a tu dirección como diciendo: "Luego tendré que recoger todo lo que tu churumbel está desperdigando, pero relax, tú a lo tuyo, disfruta de la experiencia compradora".

Otro lugar que se basa en las mismas características es Ikea, ese gran hipermercado de muebles de ocasión. Pero no voy a hablar de la posibilidad de probar todas sus camas, sofás y butacas; ni de que el niño pueda abrir libremente cajones y puertas de armario (algo que sueles prohibirle en casa de los demás, sueles); ni de que, llegados a la sección de niños, le permitas coger los juguetes, meterse por los túneles de tela o tirarse por el tobogán montado expresamente para que lo haga. No. Hoy voy a hablar de su maravilloso restaurante pensado para que papás y mamás puedan degustar un almuerzo o, en nuestro caso, un café sin tener que estar levantándonos cada dos por tres, gritando como descosidos para que venga a la mesa, obligándolo a abandonar el peluche que parece ser la razón de su existencia desde hace cinco minutos... Ese restaurante que ha creado una barra circular que rodea un espacio de juegos donde el chico está convenientemente controlado por los ojos paternales y cercanos - importante eso de cercanos - y con una estructura tal que deja perfectamente que el chico se vaya tomando su batido sin salir de ese "circo" (el chico dixit).

Luego, que el café no fuera como el de la Nespresso y que las galletitas estuvieran tan duras que hasta el padre las abandonara en la bandeja, oye, mira, no se puede tener todo en la vida.

9 comentarios:

  1. Jajja claro q todo no se puede tener!!! Va parejo a: para estar mona hay que sufrir
    ..... o algo así. .... en la vida una de cal y otra de arena..... besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, eso o beberte un batido, como hice yo!!

      Besos!

      Eliminar
  2. Un circo????? Qué hace mi mini M metido en una jaula de circo????????????????????
    No me lo puedo creer!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Pero como sois! Como sois! ale ale!!! Miraversilebuscasunpremio!!!!!!!


    ;) por supuesto, besazo! Jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, ¡no era una jaula de circo! Era lo que decía él, jajaja. Tú sabes lo bien que se lo pasó? Era genial verlo. Y genial para nosotros.

      Beso sonoro for you!

      Eliminar
  3. Para mí ir a Ikea es una tortura. Voy a veces porque le mola al churri pero a mí me aburre sobremanera. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, y para mí! Voy cuando es totalmente necesario. Fuimos para comprarle el regalo de cumple al chico (que mantuvimos escondido y logramos conseguirlo) que no es otra cosa que el caballete con pizarra de Ikea, que no sé dónde vamos a meter, pero bueno, y la ilusión que le va a hacer! :)))

      Besos!

      Eliminar
  4. Lo confieso! a veces me siento en el sofá de la minicasa de Ikea y pienso que estoy en le república independiente de mi casa... es una ilusión que me hace superar mi fracasado intento de independencia jejeje. Buen finde!! Bsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero el momento llegará, no lo dudes.Te independizarás completamente y después echarás de menos los cuidados de mamá (aunque ahora soy yo la que cuida de ella, pero eso son otros temas, jajaja).

      Besos, guapetona!

      Eliminar
  5. Aún tienen cosas que perfeccionar estos suecos xd! Biquiños!

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...