jueves, 12 de junio de 2014

Cambios: Post 16

Post 16

No había otro sitio al que pudiéramos ir que no fuera la casa de Daniel, quiero decir la casa de los padres de Daniel. Me apetecía muchísimo conocer ese sitio, quizá ahí pudiera comprender más cosas sobre lo que realmente pasaba en la vida de mi protegido y de ese modo pudiera actuar más en consecuencia. De todas formas, estaba orgullosa y feliz de que el salvamento in extremis del poto hubiera sido un éxito. Todo podría haber acabado como el rosario de la Aurora, hasta el bombero se echó las manos a la cabeza cuando vio aparecer al bueno de Daniel con el poto, con la cara negra y tosiendo como quien en lugar de pulmones tiene bolsas de plástico.

En ese momento, más bien instantes antes, cuando intentábamos llegar a la terraza para coger la planta evitando las llamaradas y tapándonos la boca para evitar en lo posible el humo (a mí no me afectaba, pero reconozco que aún me duran algunos comportamientos humanos), se me ocurrió que a lo mejor lo que pasaba es que Daniel debía morir allí mismo. Ya, ya, ya lo sé, no me juzguéis mal: ¿quién me decía que ese no era el objetivo? Uno muy feo pero válido al fin y al cabo. Sin embargo, al alcanzar la calle con un ataque de tos que acabaría por limpiar completamente los pulmones  de Daniel, vi que no, que su destino más inmediato no era morir en un incendio. Pero sí, el poto debía vivir a toda costa.

Desde el móvil de uno de esos vecinos a los que Daniel no conocía, pudo avisar a su madre de que iba esa noche a dormir a casa. Ya me imagino el tono de sorpresa de la pobre mujer, acostumbrada como estaba a que su hijo no le devolviera las llamadas. “No, mamá, no ha pasado nada. Nos vemos en media hora”. Y colgó dándole las gracias al hombre mayor que lo miraba de hito en hito intentando descifrar alguna información más en la cara del dueño del piso incendiado. Ya lo veía yo hablar con los demás vecinos: “Sí, me pidió el móvil para llamar a alguien, no sé a quién, creo que a su madre. Pobre, no quiso decirle el porqué de la llamada para no asustarla”, cuando en realidad lo que quería Daniel era devolver ese teléfono lo antes posible y salir corriendo de allí. Ya valoraría todos los daños luego.

De ese modo, la estampa se volvió a repetir un poco más tarde: Daniel, con Sultán saltando a su alrededor y un poto en la mano, ante una sorprendida madre que abre la puerta y da un grito de susto al ver la cara negra de su hijo. Todo un cuadro.

Descubre "Cambios" desde el principio pinchando aquí.



13 comentarios:

  1. No sé si se ha publicado mi comentario, que esto me ha hecho una cosa rara. Decía que a ver cómo se toma la madre de Daniel alojar en su casa a su hijo, un poto y una fantasmilla.
    Decía también que, de ser yo la fantasmilla, me encantaría cambiar las cosas de sitio. Debe de ser divertido. Jajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que se lo tomará bien, quieras que no, es su hijo, pobre, que no le coge ni el teléfono. Ay, estos hijos! Y el poto... sorprendida se quedará, no lo dudes.

      Oye, menuda idea que me has dado con eso de cambiar las cosas de sitio, por un lado muy obvio de un fantasmas, pero hasta que no me lo has dicho, no había caído. No hay nada escrito, así que... apunto la idea. :))) Gracias!!

      Besos!

      Eliminar
  2. Soy yo y me da un patatus!! ya veremos como es la madre pero me da que va ha ser de armas tomar!! jejej. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, no he pensado yo cómo puede ser esta mujer, pero ya veremos!

      Besos!

      Eliminar
  3. Ehhh, que nos dejas en lo mejor. Me da a mí que el verdadero protagonista de esta historia es el poto, que por cierto, ya me explicarás bien, pero bien que es un poto porque nunca había oído esa palabra. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj, un poto es un planta. Es muy bonita, solo verde, pero muy bonita. Necesita pocos cuidados, no tienes que estar pendiente continuamente de regarla porque aguanta bastante... hasta que dan con alguien como yo, que maté a un poto. Y para que un poto se te poche por no regarlo, ya debe ser una demasiado dejada, y así soy yo!

      Besos!!

      Eliminar
    2. Yo maté cactus querida, cactus!! xd! Biquiños!

      Eliminar
  4. No sé como siempre acabo mis dos minutos de sofá leyendote... porque será???
    Dicho esto... a ver como soporta daniel la vuelta al nido y como alter voto porq clara se haga notar!!!!! Es hora de que se menee!!!! Jejje...

    MAÑANA MINI M!!!!!!!!!!!!!! Mis jueves son mejor con tus viernes!

    Besazooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría, Sugus! Leer tus comentarios son un soplo de aire fresco!!

      Y la frase final, genial, ¿te dije que es un post que tiene que ver con vacuna? Ay!

      Besos!

      Eliminar
  5. :) feliz de formar un día parte de tus historias!

    ResponderEliminar
  6. The Poto Rules!!!! XD

    me has dejado con ganas de más, que lo sepas XD

    besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué juego va a dar el poto, jajajaja

      Gracias, Kass, un beso!!

      Eliminar

Dime algo si quieres...