viernes, 2 de mayo de 2014

Es viernes, mamá: El termómetro



El chico anda maluscón y como cada vez que tiene lo más mínimo la temperatura se le dispara, andamos como si el termómetro fuera el accesorio estrella de nuestra existencia. Tomar la temperatura no duele, no molesta, pero para un niño de casi tres años incómodo por la destemplanza y por la incubación de algún virus, el enésimo levantamiento de brazo para colocar el termómetro es como si le pidieras que anduviera sobre brasas ardiendo: no quiere, llora, se retira en el sofá y  monta el drama. Así que el único modo de convencerlo es prometerle que, mientras eres tú quien le pone el termómetro a él, él puede ponérselo a su muñeco preferido: Winnie. Y ahí lo tenemos, tomándole la temperatura a Winnie. Creo que en esa ocasión no tenía fiebre, ni el chico ni el peluche.

Aún así, no siempre funciona y da igual todas las milongas que le contemos que no claudica, entonces ese drama que monta llega a máximos niveles. Y sí, ha pegado el estirón, uno bastante grande.



14 comentarios:

  1. jejeje. Esto me suena. El Juan era malísimo para el termómetro, tampoco quería ¡que me duele!!!! decía. Pero mira, de repente un día ya no le duele. Así que paciencia. Ya verás que los 4 y 5 años son distintos. Aunque todavía no se le ha quitado eso de que le duelen los botones de los vaqueros, le voy a tener que comprar unos vaqueros sin botones ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja, hija mía, es que el termómetro parece que es el coco, vamos, jajaja

      Besos!

      Eliminar
  2. Ah! que el termómetro se pone en la axila???
    Qué cabrona mi madre!!! XD

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, solo puedo decir eso, ¡reírme! Qué tío!

      Besos!

      Eliminar
  3. Es increíble lo rápido que crecen. Ojalá se mejore pronto. Dale muchos mimitos de mi parte :) Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hoy lunes, que es cuando respondo, tan mejorado que ha ido a la guarde, ;)

      Gracias, guapa!

      Eliminar
  4. ainsssssss..... mi mini M malito..

    tenéis que hacer todo lo que os pida, hombre... que encima de que está malo.. debéis comprarle chuches, no ponerle capitulos repetidos de dibus y.. todo lo que os pida!!! se me entiende???

    ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes lo que nos queda luego? Que al tío le queda una gachita difícil de atajar (tanto dormir con él para controlarle la fiebre, tanto dejarle hacer todo, tanto, tanto, tanto, que cuando se pone bueno, a ver quién es el que le hace volver a las rutinas, ¡ay!).

      Besos, guapa!

      Eliminar
  5. ayy prubitín mío!!!! miminos y achuchones varios...

    ResponderEliminar
  6. Ese momento tan madre en el que le da un cuarto de vuelta al termómetro para que agarre a la axila con el consiguiente pellizco. Por favor, dime que eso no lo hacía solo la mía...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja, comprobado en propias carnes, jajajaja, no es solo a Winnie a quien le prueba el termómetro.

      Besos!

      Eliminar

Dime algo si quieres...