viernes, 30 de mayo de 2014

Es viernes, mamá: El abuelo y el taxi



El chico pierde pie con el abuelo y el abuelo pierde pie con el chico. Es maravilloso verlos juntos y esta no es la primera ni será la última entrada que haga sobre ellos dos. Últimamente, mi madre se está viniendo todas las tardes a casa y luego, por la noche, mi padre - el abuelo - viene a recogerla en el taxi. Para el chico, el taxi debe ser un coche especial, fuera de toda normalidad, la línea amarilla en la puerta creo que le confiere un estatus que ningún otro vehículo tiene: es verlo y revolucionarse. Y es ver al abuelo llegar en el taxi y salir corriendo de donde esté para montarse y "conducir un poquito", toquetear los botones, encender el taxímetro y decir: "¡Pi, pi, el coche de El Coronil*!". Así estamos, que cuando esperamos en la puerta de la guarde a que abran dentro del coche, lo tengo sentado conmigo en el asiento del conductor haciendo lo mismo, aunque no igual porque no es el taxi.

* El Coronil es el pueblo de mis padres.

8 comentarios:

  1. Bua


    Hoy lagrimeo


    Me encantan! Está claro que mini M os conduce... y el gustico que da!

    Un besazoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, es muy emotivo verlos juntos, la verdad, y la lágrima está fácil fácil, jajajaja ¿Que si nos conduce? ¡Adonde quiere!

      Besos!!

      Eliminar
  2. Si es que los taxis tienen algo especial. La de historias que han conocido... Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las que yo te podría contar, jajajaj!!!

      Besos!

      Eliminar
  3. Listo el chico pronto os coge las llaves y no haceís carrera de él!! jeje. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que hablamos, que está aprendiendo la profesión familiar, jajaja

      Besos!

      Eliminar

Dime algo si quieres...