jueves, 10 de abril de 2014

Cambios: Post 8

Post 8.

Pulular por una vida que no era la mía no me hacía ninguna gracia. Nunca había desarrollado ese morbo por saber de los demás que es tan intrínseco a la naturaleza humana. Y ahora allí estaba, sin otra cosa que hacer que husmear en la vida del inspector Arance, de Daniel.

Daniel hubiera sido mi tipo ideal, pensé, hubiera sido genial habérmelo encontrado un poquitín antes. Y las cosas podían dar muchos giros, pero la vuelta a la vida era algo que no entraba entre mis planes. Prefería seguir muerta con todo lo que ello conllevaba que salir en los periódicos por protagonizar un milagro en el anatómico forense. Y así me encontraba, en compañía de un perro enorme que me olisqueaba a cada paso que daba y perdida, muy perdida.

Por lo poco que había podido ver, Daniel era una persona solitaria, cerrada, triste por alguna razón que desconocía y que tenía una madre preocupada y que él ignoraba una y otra vez a base de no devolverle las llamadas. De esa mujer solo conocía su voz que había escuchado en el contestador más de diez veces en el par de días que llevaba instalada en mi nueva casa.

“Daniel, cariño, llámame de vez en cuando que te echo de menos. Tu hermana ha venido a comer hoy con los niños, están grandísimos. No hacían más que preguntar por su tío el policía. ¡Si los hubieras visto!”. O “Daniel, soy mamá, otro domingo más sin verte. Sé que tienes mucho trabajo, el caso de la chica esta lo llevas tú, ¿verdad? De todas formas, acércate por casa, tengo unas cosas para ti, te las trajo Mara. Un beso.” Y todos los mensajes iban en esa línea, siempre le conminaba a ir a casa por algo: para ver a su hermana, a sus sobrinos, a recoger cosas… Y el resultado siempre era también el mismo: Daniel podía vivir sin ver a nadie y sin esas cosas tan importantes que le había traído esa tal Mara. Solo me di cuenta de que Daniel tenía sangre en las venas y que de verdad había algún sentimiento recorriendo parte de su cuerpo cuando esa noche, tras escuchar ese último mensaje, tras escuchar el nombre de Mara, se puso tenso y una lágrima saltó sin que él pudiese hacer nada por evitarlo de su ojo izquierdo. Del derecho no sé si llegó a salir algo porque solo controlaba ese perfil de él. Tan pronto se repuso, se sentó en su sofá raído y se echó atrás, mirando el techo hasta que cerró los ojos. Y entonces descubrí algo que no sabía que podía hacer: podía saber qué pensaba la gente, como en una película los pensamientos de Daniel aparecieron delante de mí como si estuviese viendo una película en 3D. Y fue brutal.

Descubre "Cambios" desde el principio pinchando aquí.

9 comentarios:

  1. Clara cada día nos sorprende más!!! Y Daniel, pobrecillo, ahora que Clara puede leer sus pensamientos a ver si nos cuenta algo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo sabremos, cómo no! Y a lo mejor por ahí van los tiros, jejeje

      Besos, guapa!

      Eliminar
  2. Alaaaa, pero ahora tengo que esperar una semana para saber qué pensaba Daniel, porque nos lo contarás no? Eh, eh, eh? xddd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, Mandarica, que estaba pensando en darle vacaciones a Clara porque el jueves que viene es fiesta y mi cabeza también va necesitando diítas de descanso, ajjajaja

      Besossss!!

      Eliminar
  3. Aunque a veces nos gustaría saber qué es lo que pasa por la cabeza de los que nos rodean, creo que la mayoría de las veces es mejor no saberlo, pero en este caso como total Clara ya está muerta y tampoco tiene una "relación" estrecha con Daniel, pues sí que debe tener su morbo, jeje.
    ¡A ver si conseguimos saber quién es la tal Mara y que ha hecho para que nuestro pobre Daniel derrame sus lagrimitas!!!
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, no quisiera yo saber qué piensan los demás realmente, pero para la historia, mmm, creo que vamos a tener que saber qué pasa por la cabeza de este Daniel, ;)

      Besos!!

      Eliminar
  4. Mecachislamarsalada!!!!! Que es eso de que el jueves fiesta????.. jajjja... claro que sí goza la...

    Oye, y yo que no me esperaba ese giro de oír los pensamientos??? Jodoooo.. muy muy acertado!! Cuanto me alegro de que siguiera a la clara!!!! Me encantaaaaaaaaa!!! Y como no, viernes!!!!!!!! Yo creo que clara me gusta muuucho por todo, pero sobre todo porque la leo y me recuerda que mañana toca el guapo de la casa!!!!!! :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Sugus, que he pensado que me voy a tomar de vacaciones toooda la semana, porque estoy agotadísima, creo que es la primavera, llevo una semana bajo mínimos. Así que creo que haré un cartelito guapo, lo colgaré el lunes y a tomarme la semanita libre, recargando pilas, escribiendo mucho sin presiones y disfrutando del peque, que él sí que tiene vacaciones verdaderas y mañana desde las 12 de la mañana soy mamá full time jajajajaj... Miedo me da.

      Un beso!!!

      PD: adelanto de mañana: visita al Decathlon.

      Eliminar
  5. Joo!! que pena pobre Daniel!!... a ver, a ver que nos cuentas!! Beostes!!

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...