jueves, 20 de marzo de 2014

Cambios: Post 5

Post 5.

¿Puede un fantasma sentir amor? ¿Y enamorarse? No tenía ningún sentido porque lo único que podría provocar semejante situación era dolor, dolor porque no es que tuviera pocas probabilidades de éxito, es que no tenía ninguna.

Hasta ese momento, Clara se había sentido un bicho raro capaz de sorprender a todos cuantos se encontraban a su alrededor con sus extrañas costumbres: le gustaba leer bajo la luz de la luna (vale que no era muy sano hacerlo y solamente lo había hecho una vez dejándose los ojos en ello, pero la experiencia fue de lo más satisfactoria – a pesar del dolor de cabeza que le acarreó luego –); compraba una maceta cada semana, la mimaba durante un mes y luego la regalaba, a quien fuera, a amigos o a desconocidos por la calle porque pensaba que ese gesto significaba mucho más que decir algo; y también se contorsionaba para ver las estrellas desde su habitación para poder decir luego bien alto: “Anoche me dormí viendo las estrellas”. Nadie había entendido el sentido de sus costumbres, nadie hasta que apareció ese policía espigado, con cara de no haber roto un plato y manos en los bolsillos. ¿Por qué no lo conocería antes? ¿Por qué no fue él uno de los afortunados destinatarios de una de sus macetas de la amistad? Seguía teniendo mala suerte incluso después de muerta.

Se le quedó mirando y notó que él hacía lo mismo, sus ojos entre verdes y marrones la traspasaban como si fueran rayos X.

- Hola. - Alcanzó a decir Clara después de que se colocara a escasos milímetros de su nariz.
- ¿No hay nada más que nos tengan que contar? – El policía se volvió de nuevo al bombero buenorro.
- Creo que no.
- Muy bien, puede marcharse, pero déjeme su número por si necesito hablar con usted de nuevo. Y tome, esta es mi tarjeta, por si recuerda algo luego.
- Inspector Arance – leyó el bombero. – De acuerdo, lo tendré en cuenta. – Y se fue dejando a Clara y al inspector Arance solos en la habitación.
- Dime, Clara, dime, ¿de verdad no notaste que el gas estaba abierto?
- El gas está estropeado desde hace un mes y mi primo no ha querido arreglármelo, mira tú por dónde, ahora va a ser él el culpable de esta situación. – Clara le habló como si pudiera escucharla.
- Mmmm… estropeado…
- ¿Cómo? – Clara, que ahora estaba mirando por la ventana cómo los bomberos abandonaban su calle y la gente seguía con su ferviente actividad a pesar del terrible suceso que había sucedido a solo unos metros de ellos, se volvió con tanta energía que la cortina se levantó. ¿El inspector Arance podía escucharla? Y eso de la cortina, ¿qué había sido?

Descubre "Cambios" desde el principio pinchando aquí.

5 comentarios:

  1. Veo rollo tipo Ghost entre Clara y el inspector, con tocamientos y tal. Al tiempo!! XD
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pero la oyó o pensó que podía ser eso? Yo voto más por lo segundo, no creo que el tío sea Woopi Goldberg, pero a saber xd! Y hasta la semana nada, ains... Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. pero mecagüenla.echejodida!!!!!!!! que yo vengo a pasearme por aquí a relajarme jolines!! jajajjajaj.. que buena que buena!!! me encanta!!!! andandaaaaaannnnnda que no va a estar tan muerta la pajarilla o que??? jajjajajaj...
    y deja de meter bomberos!! jajajajjaj.. la primavera M la primavera!!!!! entiendameusted!!!!
    venga otro besico fuerte!!!!

    ResponderEliminar
  4. Claaarooooo!!! tiene que haber alguíen que la escuche!!! mas quiero más!! ;) Besotes

    ResponderEliminar
  5. y yo pensando que se habia enamorado del bombero buenorro!, pero no...

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...