viernes, 14 de febrero de 2014

Es viernes, mamá: El cruasán de chocolate


No os preguntaréis qué es eso de la foto porque el título del post lo dice abiertamente: un cruasán de chocolate. ¿Que por qué traigo una imagen de un cruasán de chocolate a medio comer a "Es viernes, mamá"? Muy sencillo: ¿no os apetece a vosotros hacer lo que el chico hizo el otro día en la merienda? Comerse lo más bueno del pastel y dejar el resto porque no tenemos ganas de más.

Igual que hace con los cruasanes de chocolate, que les abre un túnel para sacarle lo más jugoso, hace también con las tostadas de paté: se come la parte de arriba y luego incluso repite pidiéndonos que volvamos a untarle más paté al resto del pan que le ha quedado.

Si es que a veces nos gustaría tener la libertad que tienen ellos para hacer todo este tipo de cosas, ¿o no? Malditas convenciones sociales que me hacen comerme la porción entera cuando yo solo estaba interesada en la nata, grrrrr.

13 comentarios:

  1. jajjajajaj.. tanto protocolo y tanta leche!!!!!! bemmmm , yo con los bollycaos hacía lo mismo, me comía lo de dentro y lo de fuera no lo quería.. o me comía primero lo de fuera.... intentando sortear lo máximo posible de dentro para que me quedara todoooo el chocolatito para el final.. así que sí, soy del club de tu mini M. ; da igual lo que haga mini M.. siempre voy a ser de su club y si no me inventare historias para apoyarle.. jajajajjajaa..
    buenos días!! tú y tus neuronas mejor?? un besico!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis neuronas creo que necesitan un mes de balneario, jajajaj... Oye, que yo hago lo mismo con un helado que creo que se llama Superchoc, me como lo de fuera con cuidado para que me quede el corazón de caramelo intacto! Si es que estamos cortás por el mismo patrón, jajajaja

      Besos!

      Eliminar
  2. Yo las galletas principe las abro y me como el chocolate... pero es cierto que no puedo dejar las galletas así que el chocolate los disfruto lentamente y las galletas me las como mass rápido y enteras, jeje así no se nota tanto!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que seguimos siendo niños, ¿verdad? Ahora mismito me paso a ver qué le ha pasado a Macu, ;)

      Eliminar
  3. Con lo bonito que es terminar con los morros llenos de pegotes de chocolate y los dientes con pedacitos de cruasán...
    fuera protocolos eso debería ser un Error 404 de manual!!!

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, pues tienes razón. Pero a mí me pasa más con las hamburguesas del McDonald's, los chorreones de mostaza y mayonesa son catastróficos y uso como diez servilletas! Ahí las convenciones sociales me las salto por incapacidad, ajjajaja

      Besos!!

      Eliminar
    2. Pues nada, nada, no hay que reprimirse: cómete lo bueno primero, y guarda el resto para más tarde, jajaja.

      Feliz San Valentín, María.

      Un abrazo

      Eliminar
    3. ya veo que te pasa como a mi, hace dos semanas en el mcd. no sé cuantas servilletas usé y encima con mi barba me quedo perdidísimo, echao a perder! jajaja
      muaks!

      Eliminar
  4. Ay! Que bonito ser niño, tan inocente, con todo tan simple como comerse el chocolate y dejar el resto... :P
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Ay! Que bonito ser niño, tan inocente, con todo tan simple como comerse el chocolate y dejar el resto... :P
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que me hablaban de esta entrada, porque en mi nueva sección de gente que no es de fiar decía, precisamente, que la gente que no come croissants no es de fiar. ¿Y si los come a medias es de fiar a medias? Reflexionaré sobre ello xd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja, confirmado: el chico se come los cruasanes a medias y... es de fiar a medias, jajajaja

      Eliminar

Dime algo si quieres...