jueves, 27 de febrero de 2014

Cambios: Post 2

Post 2

"¡Clara, Clara!". Dios, mi hermano entrando junto con los bomberos. "Alguien la ha matado, ¡mirad qué postura!". Siempre tan tremendista. Menos mal que le obligan a marcharse inmediatamente.

No hacen más que hablar del gas y de que afortunadamente no ha pasado una tragedia mayor. ¿No hay tragedia mayor que morirse? Sé que se refieren a una explosión que se hubiera llevado por delante a un montón de vecinos que ni conozco ni han querido conocerme, pero ¿qué hay de mí? Estoy tan confundida, ¿qué se supone que tengo que hacer ahora?

¿Y la luz? ¿Y el camino? ¿Y el túnel? Por Dios, ¿dónde está mi túnel? No lo entiendo. Me han echado una sábana por encima y no sé qué se supone que debo hacer ahora. Estoy sentada en la butaca observando: gente que viene y va; esos vecinos que han estado a punto de morir conmigo agolpándose en la puerta del piso, puedo oír sus voces; mis padres que lloran en el salón, no los han dejado entrar; mi tía diciendo que nunca debí independizarme tan pronto, tengo 32 años, no sé para cuándo quería que lo dejara; y mi hermano se afana en hablar por teléfono lo suficientemente alto como para que lo escuche el edificio entero. Todos esperan al juez para que levante mi cadáver y por lo visto ha sido una noche movidita, así que no se le espera temprano. Eso me da algo de tiempo para intentar solucionar este marrón.

Aunque me dé vergüenza admitirlo, he intentado eso de colocarme sobre mí misma en la misma postura. No ha pasado nada, no es que esperara revivir, pero quizá sí desaparecer o ascender o descender... O cualquier cosa que no fuera estar entre los vivos y que nadie sea capaz de verme porque soy, soy... soy ¿un espíritu? He rezado, he hablado con Dios, con el Dios que conozco, con el que he crecido y al que hace tiempo no presto atención, intentando ablandarle un poco el corazón con mi desesperada situación, pero nada. He salido de la habitación y abrazado virtualmente a mi madre, está desconsolada, ¿por qué no se la llevan ya? Mi padre intenta levantarla y ella se deja hacer, entonces, cuando abre su bolso para coger un pañuelito de papel, salto dentro de él y me voy con ella a tomar esa tila que sé que no le hará nada.

Descubre "Cambios" desde el principio pinchando aquí.

10 comentarios:

  1. Mándales un whatsapp o algo, y cuéntales .
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, oye, pillo la idea para seguir el relato!

      Besos!

      Eliminar
  2. Nunca se vió un salto más entrañable...

    ResponderEliminar
  3. En el bolso de mamá!! me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí nos hemos querido meter todos alguna vez, verdad? ;)

      Besos!

      Eliminar
  4. Jijijijijijijij....... bieeeeeeen!!!! El próximo jueves ya me toca novedad!!!! Yuhuuuuuuuuuuu... continiu plis!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Oooo, siento decirtr que aún queda un post repe! Te queda una semanita más, pero esa parte ya está escrita, en un alarde de responsabilidad que tuve el otro día :)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!


      jo.



      jajjajajjjaja.. un besico!! esperare cual novia al novio!!

      Eliminar
  6. Vaya, he de admitir que no me lo esperaba, pero me gusta este giro. Lo que sí es que estoy pensando que no me voy a quejar nunca más cuando tenga que levantarme para ir a trabajar xddd! Biquiños!

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...