jueves, 16 de enero de 2014

Mi familia es vampira: X. Fuera de planes (1)

X. 1

Tardó unos minutos en volver en sí. Mientras tanto, Roberto gritaba a su abuelo porque le urgía que se despertara y se marcharan de allí enseguida. Con todo el alboroto que habían armado, se sorprendía de que ni Adrián ni su mayordomo no estuviesen ya allí. Así que cuando Mario abrió los ojos y esbozó una sonrisa al reconocer la cara que asomaba entre los barrotes, Roberto se echó a llorar. Pero no había tiempo de sentimentalismos y Roberto sacó de su bolso una ganzúa. La abuela Celia se la había dado y, aunque él había dudado un poco al principio de que su abuelo supiera utilizarla, la cogió con confianza.

Y Mario Arenne sí que sabía utilizarla, con un rápido movimiento de muñeca abrió la argolla que le aprisionaba el pie; se encaramó entre los barrotes y metió la ganzúa esta vez en la cerradura de la mazmorra, también la abrió fácilmente. ¿Dónde habría aprendido a abrir candados de una forma tan eficaz? De camino a casa tendría que preguntárselo y de paso le pediría que se lo enseñara, no estaba de más saber una cosa así. Cuando su abuelo salió al corredor le dio un fuerte abrazo. Olía mal, lo sabía, pero Roberto no se separó, lo mantuvo cogido con tal fuerza que Mario tuvo que separarlo y decirle que tenían que irse pronto de allí. Roberto dio media vuelta, pero como tendría que haber pensado, su abuelo no cabría por el hueco de la chimenea, él lo había hecho a duras penas. No hizo falta preguntarlo, Mario comenzó a andar hacia el otro lado donde el corredor se bifurcaba en dos: a la derecha, más mazmorras; a la izquierda, una salida donde la ganzúa que sabía utilizar muy bien su abuelo y la rapidez con que se movieran los llevaría de nuevo a casa.

Cuando se lo explicó, Roberto tomó inmediatamente el camino de la izquierda. Su abuelo lo paró en seco: “Antes de seguir tenemos que rescatar a otra persona”. Roberto lo miró sorprendido, ¿otra persona? Ya era peligroso seguir allí, así que otra persona más podía complicarles bastante la huida. Giraron a la derecha, no había nada que hacer ni que discutir. Era otro pasillo largo lleno de mazmorras, iluminado por antorchas que dejaban caer aceite. Sin embargo, el olor era más intenso, un olor a moho y a humedad que se hacía realmente insoportable. Al final del pasillo se escuchó algo. Al final del pasillo, donde ya no había bifurcaciones ni peldaños ni nada de nada, solo una pared que cortaba el paso. En la última celda había una mujer en un estado aún peor que el del abuelo: su pelo estaba hecho trizas, los ojos le salían de las órbitas y el rojo se le había extendido a todo el globo ocular. Su boca parecía la de un animal. Cuando los vio llegar, se abalanzó con tanta fuerza hacia las rejas que la cadena hizo de tope y del mismo modo que llegaba bruscamente a la entrada de la mazmorra, se vio despedida hacia atrás. Lo cual no fue obstáculo para que siguiera luchando. Miraba a Roberto como si fuera un trozo de carne, mejor aún, un tetra brik de sangre fresca y joven. Tuvo un estremecimiento por todo el cuerpo y se quedó pasmado mientras su abuelo a duras penas intentaba sujetarle los brazos, pero no podía. “¡Roberto ayúdame! Cógela de ahí”. Pero no podía moverse. “¡Roberto!”. Y salió de su ensimismamiento, la cogió como pudo sufriendo arañazos y golpes en la cara. A cada arañazo parecía que la mujer se volvía más loca, “debe ser el olor de la sangre” pensó el chico. Le dio una jeringuilla a su abuelo una vez que la tuvieron inmovilizada, sus chillidos eran insoportables, era como un gato al que estuvieran pegando, le iban a estallar los tímpanos… hasta que se calló. Los diez centímetros de aguja penetraron en su antebrazo y tras los dos segundos que su abuelo tardó en inyectarle el preparado, la mujer cayó desmayada en el suelo de su celda.

Descubre "Mi familia es vampira" desde el principio.

2 comentarios:

  1. Pero hijademivida espero que te ganes la vida contando historias!!!! Que bien lo haces por favor!! Me encantas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suguspiña, Pumi, ahora mismo tienes a una mujé de 33 colorá escribiendo desde el móvil. Muchas gracias, comentarios como ese es lo que necesitaba yo, no te digo más. ;)

      Eliminar

Dime algo si quieres...