viernes, 24 de enero de 2014

Es viernes, mamá: Sus primeras botas de agua


No tenía pensado comprarle al chico unas botas de agua este año. La razón principal es que lo veía evitar charcos y suelos mojados allá por donde íbamos, haciendo alarde de una prudencia inaudita para un niño de algo más de dos años y medio.Tampoco salíamos cuando llovía, así que para qué gastarnos el dinero. Hasta que una tarde, la cabra tiró al monte. Estaba yo esperando en el ascensor del parking y el chico no venía, no venía, no venía... Y cuando fui a por él, ahí estaba: en un charco saltando extasiado y plasmando sus huellas por los alrededores.

Al día siguiente, tras una noche de lluvia intensa, aprovechamos para dar un paseo porque el sol estaba pletórico en el cielo, y al chico había que ir cogiéndolo al vuelo porque se nos metía hasta en los agujeros de los árboles. Esa misma mañana le compramos unas botas de agua y salió con ellas puestas de la tienda. Aparte de no saber cómo andar en los primeros momentos, luego nuestra misión fue buscar cada charco, por pequeño que fuera, para que se metiera en él y chapoteara. Más ilusión teníamos el señor M. y yo que el chico, que nos miraba como sorprendido de que le dejáramos hacer aquello que le habíamos dicho que no hiciera tan solo unos minutos antes.

Fue muy emocionante, tengo vídeos y fotografías de esas primeras botas de agua. Y de su cara de fascinación por poder andar a través del agua sin problema alguno.

5 comentarios:

  1. jodo que gozada!! me das una envidia... de verdad te digo que porque me pillas lejos.. que si no, estaríamos todos saltando charcos....
    que chulo, muestras tanto entusiasmo por cada nueva cosa.. me alegro un montón!!!!!!!!!! enhorabuena.. de verdad que es todo un logro.. si alguna vez te cansas.. te "amuermas".. recuerda las botas de agua.. todo tiene solución.. y sí, los charcos se pueden saltar...
    yo lo haré, acordarme, y por supuesto, saltar charcos...
    me encantan tus entradas de los viernes!!!!!!!!!!!! y odio que no podamos tomar cafe :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapetona! De verdad que yo soy la primera que alucino con el chico, en serio. Oye, sí bajas por Sevilla, no dudes en contarme y nos tomamos ese café, yo lo tengo más complicado ahora para viajar. Bueno, un café, una comidita y una copa jajajja

      Besos!

      Eliminar
  2. ah, y sabes que?? tengo un precioso router en mi poder..!!!!!!!!!!!!!!!!!!! por fin!! así que el vampiro y carmen que se preparen, que en cuanto pueda me voy a convertir en su sombra!!

    ResponderEliminar
  3. Olé! Bienvenida al mundo adulto! Ya me comentarás qué te parecen, a los vampiros no le queda mucho, pero Carmen tenemos para rato. :)

    ResponderEliminar
  4. Es algo de lo que no me acuerdo bien, mis primeras botas de agua (¿las tuve?). Tampoco sé si me gustaba pisar charcos. Tendré que preguntárselo a mi madre. Al fin y al cabo son detalles de la infancia que uno puede recordar o no, pero fascinantes, sin duda...

    Besos

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...