viernes, 19 de julio de 2013

Viernes de balance

Tercer viernes para My Stories Project y ya me parece que llevo toda una vida con este proyecto. De todas las cosas que hemos visto esta semana, quizá la que más ha llamado la atención ha sido que por fin hemos sabido cómo nuestra Carmen se quedó sin su chico. Ante algunos comentarios en la página de Facebook, he terminado reconociendo que yo también me sorprendí mucho mientras lo escribía.

Los relatos del martes y del jueves han sido pequeños diálogos, pero que encierran algo más grande. Ambos me dicen mucho, pero tal vez con el del jueves, hablando de los sueños y de lo que inventa una madre para sus hijos, me sienta más identificada. De todos modos, "Me cambio de planeta" no pudo llegar en mejor momento.

El martes temático de My Stories Project estuvo dedicado a la ropa, pero a la ropa dibujada, a esas camisetas con dibujo que, al menos a mí, tanto me chiflan. Hablamos del proyecto Efímero... ¿Por qué no le echas un vistazo?

Como siempre, Facebook y Twitter han apoyado la actividad del blog, haceos seguidores, ¡siempre hay alguna cosita más que comentar!

Bueno, My Stories Project os desea un buen fin de semana y os espera el lunes con más relatos, más Carmen, más de todo.

jueves, 18 de julio de 2013

Relato: Elige un sueño

- ¿Qué es eso que pasa por el techo, mamá?
- Son sueños.
- ¿Sueños?
- Sí, sueños. Van pasando y, cuando tú quieras, eliges uno para soñarlo esta noche.
- ¿Y cómo sabré si es bueno o malo? Solo se ven luces.
- Eso no lo sabrás hasta que lo sueñes. Ahora elige. Y suerte, pequeño.

martes, 16 de julio de 2013

Martes temático: Dibuja mi ropa, dibuja mi vida

Una de las prendas que más éxito tiene dentro de mi armario es la camiseta con dibujo. Creo que debería ser un básico en el vestidor de cualquiera, igual que esa camisa blanca de la que tanto hablan los estilistas.

Desde hace unos años este tipo de prenda arrasa y hacerse con una camiseta con un dibujo innovador es todo un acontecimiento (al menos para mí). Así que saber dibujar algo mínimamente digno se convertiría, por pura regla de tres, en una ventaja y una habilidad que yo envidio sobre todas las cosas.

Efímero, así se llama el proyecto con fecha de caducidad que nació a principios de este año y que tiene su fin previsto para 2017. Hasta entonces lanzarán cinco colecciones de camisetas orgánicas con motivos diseñados por importantes artistas internacionales: Nacimiento (ya a la venta), Infancia, Juventud, Madurez y Muerte. Y todas ellas con tiradas limitadas, una verdadera obra de arte en tu armario (y en tu cuerpo). No hace falta decir que yo muero por una, pero hasta que se haga realidad, seguiré soñando con ellas (y escribiendo sobre ellas, claro).



    




Imágenes cedidas por el Proyecto Efímero

También son numerosos los blogs y sitios en Internet de gente que, haciendo gala del DIY tan de moda hoy en día, explota esa habilidad de la que hablaba antes y que siempre querré y nunca tendré y que se dedica a serigrafiar de todo con sus dibujos. Más últimamente, bolsos de tela (aunque yo me compraría decenas de camisetas lisas para estampar mis motivos). Aquí, un par de ejemplos: Periwhat Fotos, Dibus y más (con página en Facebook) o los Bolsos de Tita Lola, en cuyo blog asistimos a un post de lo más demostrativo de esta tendencia, pincha aquí.

Creo que, en definitiva, el dibujo (el arte dibujado) en nuestras vidas es más importante de lo que parece, nos produce sensaciones, nos aporta algo con lo que identificarnos, con él mandamos un mensaje y esperamos que sea recibido como queremos; nos sentimos diferentes que, al fin y al cabo, es de lo que se trata.

Así que disfrutad de los dibujos en la ropa, en los bolsos, (y en los cuadros, claro) y no penséis que eso es solo cosa de niños.

lunes, 15 de julio de 2013

Relato: Me cambio de planeta

- He decidido irme.
- ¿Cómo? ¡Pero si ya tienes tu vida montada aquí!
- Es que en este sitio ha llegado un punto en que no confío en nada, las cosas van de mal en peor…
- ¿Y dónde te vas?
- Había pensado en cambiar de país…
- Un poco drástico, ¿no te parece?
- Pero he decidido cambiar de planeta.