viernes, 12 de julio de 2013

Viernes de balance

Esta semana en My Stories Project han pasado muchas cosas. Las adicciones, casi sin darnos cuenta, han monopolizado los relatos cortos del lunes y el jueves. El lunes hablábamos de las series de televisión, a las que es muy fácil aficionarse (yo la primera); y el jueves nos referíamos al problema que puede suponer el enganche a las últimas tecnologías, más últimamente al Smartphone (yo la primera también). No es de extrañar que hoy en día existen ya terapias para desintoxicarse de ellas.

El martes temático lo dedicamos al mundo postapocalíptico y cómo el universo de la televisión y el cine se han dedicado a él con multitud de series y películas. Es inevitable pensar en cómo nos comportaríamos nosotros en situaciones parecidas, yo lo hago a menudo, aunque debo confesar que no paso de ese primer momento de confusión en el que solo hago acopio de comida ;)

Y el miércoles, por fin supimos qué pasó con Carmen y su amante desconocido. Ya me habían pedido por algún medio que no dejara de continuar la historia y ahí estuvo, aunque aún quedan por desvelar muchas cosas porque no olvidemos que Carmen comienza su historia llorando la muerte de chico, ¿qué pasaría? Estad atentos a los demás miércoles, territorio de “Carmen, mi suerte en la vida”. Y si miráis hacia arriba en el blog, veréis una pestaña con la que podréis acceder a toda la historia de nuestro personaje en un solo sitio.

Facebook y Twitter han sido de nuevo los medios perfectos para apoyar las temáticas de cada día de la semana en My Stories Project. Precisamente el tema de las nuevas tecnologías y la adicción que provocan ha sido el que más comentarios ha suscitado, echadle un vistazo porque el vídeo para poner fin a ese día no tiene desperdicio. (Si queréis, pinchad aquí). Y en Twitter hemos continuado con el hashtag #verano… ¿Qué insecto ves solo en en esta época del año? Entra y busca la respuesta. También ha habido una primera incursión en la publicación de microcuentos en Twitter: “Contenta cruzó la línea. Pero cuando se volvió, vio que la línea había desaparecido y se sintió perdida”.

Espero que la semana que viene sigamos encontrándonos en My Stories Project, habrá más relatos, martes temáticos y Carmen continuará viviendo su historia.


¡Buen fin de semana!

jueves, 11 de julio de 2013

Relato con Foto: Hola, soy María y soy adicta a mi Smartphone




Escuché el móvil. Su sonido era casi imperceptible porque estaba en el fondo del bolso. Sin embargo, gracias a la insistencia de los mensajes de WhatApp, pude distinguir el genuino silbido. Quienquiera que fuese tenía verdaderas ganas de hablar conmigo.

Y mientras escuchaba la llamada, mis manos luchaban contra la señal de prohibición que les enviaba mi cerebro. Si las dejara libres, serían capaces de encontrar el camino directo hacia el móvil; serpentear evitando los obstáculos: cartera, monedero, gafas, funda de gafas, paquetes de chicles y caramelos, pañuelos de papel… Mis manos sabían bien los giros necesarios para llegar a él sin que nada de eso las molestara.

Pero no, solo hacía una hora que había salido del psicólogo y no podía echar por tierra el primer objetivo que se había planteado: ignorar mi Smartphone durante las próximas dos horas. Solo yo sabía cuán difícil estaba resultándome.

martes, 9 de julio de 2013

Martes temático: El mundo postapocalíptico

¿Nunca habéis pensado qué haríais si una catástrofe a nivel mundial se cerniera sobre nosotros? No es que la que escribe esto sea una paranoica, pero siempre me ha atraído la idea de pensar qué haríamos, cómo nos organizaríamos, en definitiva, qué pasaría.

Son muchas las películas y series que se basan en este tipo de teorías, ya sea por catástrofes naturales, catástrofes muy humanas o por enfermedades pandémicas. Y también un gran número de ellas parten de la literatura, signo evidente de que desde siempre ha existido ese gusanillo por organizar un mundo nuevo donde todo lo establecido ha quedado destruido y ya no sirve más que de recuerdo de algo ¿mejor?

¿Cuántas veces el mundo ha estado a merced de meteoritos, inclemencias (o algo más que inclemencias) del tiempo, guerras nucleares y más últimamente de zombis que le ganan la partida a los humanos por goleada? “The walking dead” (sacada de un cómic) es hoy sinónimo de éxito y, aparte de muchos zombis y escenas algo desagradables, nos muestra el día a día de ese post mundo que les ha tocado vivir a los protagonistas con la preocupación por resolver las necesidades más básicas: la comida y el alojamiento (realmente es lo que nos interesa a todos). Los zombis llegarán a la pantalla grande con “Guerra Mundial Z”, otra película extraída de un libro de Max Brooks, ya veremos qué tal. Aunque con “Soy Leyenda” o “28 días después” (y su secuela “28 semanas después”) ya vimos en el cine lo que un virus puede causar a la sociedad.

Con “Jericó” observamos la vida después de los ataques nucleares amenazaran la Tierra; con “Revolutión”, la vida sin electricidad; “disfrutamos” de extraterrestres con malas ideas en “Falling Skyes” (aunque ¿quién no se acuerda de “V”, la original?); y supervivencia pura y dura en “The Road” (también basada en un libro de título homónimo y escrito por Cormac McCarthy); “Waterworld” inundó el mundo y “El día de mañana” trajo consigo una ola de frío de lo más agresiva.

En fin, ¿qué haríais si escucharais por la radio que está pasando algo? ¿Cómo reaccionaríais? ¿Saldríais corriendo u os quedaríais en casa agazapados? Yo, por si acaso, siempre tengo un montón de comida enlatada en mi despensa ;)

PD: si buscáis en Internet, este es un tema muy suculento y encontraréis muchos otros títulos de cabecera. Disfrutad de vuestro mundo postapocalíptico particular y feliz supervivencia.

lunes, 8 de julio de 2013

Relato: La vida en serie

Desayunaba viendo “House of cards” para empezar el día con una clase maestra de manipulación y mala leche.

Mientras trabajaba aporreando su ordenador desde casa, colocaba de fondo capítulos de “Lost” que había visto más de cien veces, pero que le prestaban ese tinte de serenidad que solo da lo conocido. Tomaba su aperitivo de media mañana siguiendo a Sheldon en “The Big Bang Theory” y se sentía tan identificado con él que ya pronosticaba que esa serie sustituiría a “Lost” en cuanto diera el cerrojazo.

A la hora de comer, siempre un plato fuerte: “Breaking Bad”, un descubrimiento tardío del que ya se estaba poniendo al día. Cómo le gustaban las series lentas, que se cocían a fuego lento y que presentaban personajes tan reales.

Se había acostumbrado a dormir la siesta escuchando la sintonía de “Fringe”, y así soñaba cosas sobrenaturales coherentes.

A la vuelta de la siesta, se tomaba un café acompañado de “Modern Family” y su sesión diaria de WhatsApp que lo mantenía en contacto con el mundo real la echaba mirando de reojo “Shameless” (la versión inglesa, por supuesto).

Pero esperaba las noches con ansia para asistir, como si de un estreno de cine se tratase, al nuevo capítulo de “Juego de Tronos”. En esta ocasión hasta guardó un minuto de silencio antes de su gran momento por James Gandolfini y ya estaba pensando rendirle homenaje reponiendo “Los Soprano” en su apretada agenda.

Solo después de eso, dejaba su mente en blanco e intentaba vivir su vida, pero ni por asomo era tan interesante y, además, ya era muy tarde y tenía que dormir.