lunes, 23 de diciembre de 2013

Relato con Foto: De viaje



Un tren vacío, un paisaje que pasaba a una velocidad tan alta que no podía detenerse en los detalles y un libro que no tenía ganas de leer. Perfectas las dos horas de un viaje en las que podría imaginar otra vida y sentirse libre por primera vez en mucho tiempo. E imaginó otro viaje, pero este en coche, con el sol entrando a raudales por las ventanillas, la risa de unos niños y las canciones de una mujer. Y de repente se dio cuenta de que no estaba inventando nada, sino que aquello era un recuerdo, tan lejano en el tiempo que su mente lo había colado en su imaginación.

2 comentarios:

  1. me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes, me encantan los trenes!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    la imaginación es muy poderosa.. y los recuerdos, a veces, imborrables..

    ResponderEliminar
  2. También a mí me gustan los trenes, mucho. Quizá porque de pequeña, y de muy jovencita, he viajado bastante en ellos. No recuerdo si yo me inventaba historias mientras las horas pasaban lentas como tortugas sintiendo el traqueteo de aquellos trenes, porque no tenían nada que ver con los de ahora. De todas maneras, cuando ahora voy en coche y veo a un tren, deslizarse por la llanura, pienso que voy en él y en cómo me anticipaba, con ansia, con ilusión, a la llegada.

    María, espero que tengas una Nochebuena estupenda y una mejor Navidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...