viernes, 27 de diciembre de 2013

Es viernes, mamá: Mañanas navideñas



El chico está de vacaciones. Hasta el día 7 de enero es el dueño y señor de todos los lugares por los que pasa las 24 horas del día y a mí se me agotan las ideas para tenerlo entretenido. ¿Que si lo llevo a la guarde para que desfogue? ¡Pues claro! Cansar a un niño de dos años y medio es contraproducente para la salud de un adulto, la de sus pulmones y la de su equilibrio mental. Así que hacerlo tantos días seguidos se me antoja una tarea ingente.

Pero Papá Noel ha acudido en nuestra ayuda y ha dejado en casa de los abuelos un arsenal de juguetes con los que deslumbrar al chico durante unos días hasta que lleguen los Reyes Magos y luego, mi regalo, la vuelta al cole. Un coche teledirigido, una pizarra magnética, una granja de Playmobil y un camión de basura (sí, se quedó prendado de él y ha habido que regalárselo, amarillo y con ruidos ensordecedores, como casi todos los vehículos de juguete). En casa le esperaba una alfombra con carreteras con la que intentamos, en vano, que no se sentara directamente sobre el suelo (no os lleve a error la imagen, así aguantó media hora).

Así que por delante se nos presentan muchas mañanas de juegos navideños bajo techo - si el tiempo sigue como hasta ahora -, redescubriendo juguetes que tenía olvidados (como el de la foto, unas construcciones de maderas que tiene desde hace más de una año, pero que hasta ahora no ha sabido apreciar) y aprovechando sus nuevas adquisiciones. Cuando pasen los Reyes Magos, sin duda me convertiré en una de esas madres que hace desaparecer por arte de magia algún que otro juguete.

4 comentarios:

  1. Cada vez que te leo, María, me vienen a la memoria el recuerdo de mi Rebeca chiquita, juguetona, y nosotros tratando de estar a su altura. Yo me lamento ahora de que ya apenas me acuerdo de aquellos días, y creo que le debe ocurrir a todos los padres cuyos hijos han crecido, pero siempre hay esos destellos que te hacen sonreír. Disfruta, pues, de tu hijo, que ya verás lo rápido que crecen.

    ¡Feliz fin de año, María! ¡Feliz 2014! y, por supuesto, ¡Felices Reyes!

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Mari Carmen, yo creo que si no fuera porque estoy documentándolo así, se me irían las cosas de momento. Parece que fue hace mil que lo tenía por primera vez en mis brazos y hace apenas dos años y medio. En fin, el misterio del paso del tiempo.

      Te deseo lo mejor a ti también y nos seguimos leyendo en 2014.

      Besos!

      Eliminar
  2. oyeeee. que llevo mil años para comentarte maña!!!!! que pasada lo mal que me va internet!! ahora estoy en casa papis, que ellos pagan y aquí puedo menearme por la red sin problemas...
    mini M está muy bien en su nueva alfombra!! que no aguanta nada?? jajajjaja.. te veo poniendo moqueta por todo el suelo...
    hay un garaje que es de la marca molto, que va muy bien, por si tenéis pensado pillar alguno, y creeme, es una pasada.. porque bajan los coches solos!!!!!!!!!!!!!!!!!!! hasta la planta calle!!!!!!! no tienes que retorcer el brazo por mil lados para que baje el puñetero coche.!! y hablando de los juegos se me ha ocurrido...

    y bueno, como puedes ver, me he mudado pero de verdad!! cuando quieras hay sugus para todos, seguro que a mini M, le encantan..

    de vacaciones o no, estoy segura de que pasaréis muy muy buenas fiestas!!! un besico!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya me he pasado por tu nueva casa!!!! que yo al principio pensé que había sido solo cambio de nombre, pero he visto que es una revolución total!!! Como te decía por allí, ahí estaremos para tomar café y sugus a tutiplén, jejeje...

      Un besooo!!

      Eliminar

Dime algo si quieres...