martes, 22 de octubre de 2013

Serieando: Hijos del Tercer Reich

No es la primera vez que escribo sobre mi pasión por la II Guerra Mundial, también fue un martes cuando recomendé con entusiasmo a una autora que fue víctima de los nazis y que nos dejó una obra inacabada que merece la pena descubrir (igual que sus otras obras acabadas, claro). Era Irène Némirovsky y podéis leer la reseña sobre ella pinchando aquí.

He leído muchos libros, muchos, con la II Guerra Mundial como telón de fondo, como decorado principal, como protagonista o como secundario. Pero también he visto series y es de la que da título a este post de la que voy a hablar, brevemente ya sabéis, para que esto no deje de ser un post. 



No sé cómo me enteré de su existencia, pero en cuanto leí II Guerra Mundial e historia de cinco amigos, me dije que tenía que  verla. Después ya indagué y supe que era una serie de producción europea, con muchos años de trabajo detrás y que se mete en uno de los lados menos visitados cinematográficamente hablando de esta contienda a la vez tan cinematográfica. Sus tres capítulos de hora y media sirven para contarnos el devenir en la vida de cinco amigos berlineses: dos militares, un judío, una enfermera y una artista, desde el verano de 1941 hasta el final de la guerra, desde que los alemanes parecían los vencedores hasta que fueron los vencidos. 

Como podréis imaginar, la vida de todos cambia de forma radical, profunda. Viven momentos muy duros, momentos físicos y de conciencia. No creáis que humaniza a los nazis, por lo visto es una de las críticas que han tenido, a mí no me lo ha parecido. Simplemente cuenta la vida de estos jóvenes, cómo la guerra y los desmanes de otros, les roban su momento, su tiempo, dejando profundas cicatrices, algunas que se ven y otras que no. Para mí la metamorfosis más espectacular es la de Friedhelm, que no os contaré para que os pique el gusanillo y la veáis. 

También he leído comparaciones con, por ejemplo, "Hermanos de sangre". De acuerdo en algunas cosas, en otras no. "Hermanos de sangre" tenía detrás la producción de Tom Hanks y Steven Spielberg, ese poderío se nota en todo, pero "Hijos del Tercer Reich" no le tiene nada que envidiar en cuanto a escenarios y realismo. Por cierto, que el título real de la serie es "Unsere Mütter, unsere Väter", con traducción "Nuestras madres, nuestros padres", quizá más indicativo de lo que quiere representar la serie.

En fin, recomiendo verla, por lo que he estado leyendo la ha adquirido TVE, así que puede que pronto sea del "dominio público". Más adelante hablaré de "Hermanos de sangre" y de su homóloga del Pacífico, "The Pacific", que también vi con emoción y llenaron y superaron mis expectativas, más la primera que la segunda.



5 comentarios:

  1. Me subo al carro y me la apunto. A mi también me parece un mundo interesante, la IIGM fue el inicio de un nuevo mundo para muchos países que empezaron de cero.
    Me gusta esta recomendación.
    Gracias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás, Vigía Anteojos, porque la verdad es que a mí me gustó mucho y se me hizo corta. Aunque a veces debe ser corta para ser buena, ¿no?

      María

      Eliminar
  2. No sabía de tu interés por la IIGM, pero entiendo que para alguien que escribe un blog titulado my stories project, ahí hay mucha intensidad y emoción.

    ResponderEliminar
  3. Creo que ya te lo comenté (y si no, lo comento ahora) todos esos temas de las guerras mundiales no me atraen demasiado porque me di un atracón tremendo entre los 18 y los 25 años. Leía y veía todo lo que había sobre el tema y terminé asqueada, saturada. Eso no quiere decir que pueda ver alguna que otra película relacionada con el tema, ya que documentales sí suelo ver. Que yo recuerde, la última serie que he visto, en relación a la guerra (la de Vietnam, más concretamente) fue Mash, quizá algo antigua para tí, pero una serie fantástica y muy divertida sobre médicos y enfermeras, en aquel infierno que era Vietnam. Una crítica a la guerra.

    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...