lunes, 21 de octubre de 2013

Relato sin Foto: El minuto

Cerré los ojos y volví al sueño: un cielo grande y azul claro me esperaba con las nubes abiertas. De ese modo en que solo se vive en los sueños, podía volar con mis brazos extendidos entendiendo que era lo normal. E incluso podía bajar a las profundidades del mar y respirar a pleno pulmón sin ningún tipo de reparo. Antes de volver a abrir los ojos me dio tiempo a recorrer de punta a punta el país, sentarme en las alas de un avión que cruzaba el océano y unirme a una bandada de aves migratorias. Pero abrí los ojos y se cumplieron los sesenta segundos. Nunca un minuto fue igual en la vida real que en la vida soñada.

2 comentarios:

  1. Gran minuto cargado de imágenes. Me gustan tus microrrelatos con o sin foto. Tienen magia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y a veces es tan intenso el sueño, tan real, que una no sabe si ha soñado o aquello era lo cierto y no lo que nos espera al despertar.

    Preciosos tus micros, María :)

    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...