lunes, 7 de octubre de 2013

Relato con Foto: La torre 3

La torre se erigía en mitad del océano de una forma absolutamente misteriosa. Los tripulantes de los barcos que pasaban por allí alcanzaban a verla durante unos segundos para luego perderla de vista inmediatamente.

Sobresalía sobre las olas, impertérrita, como si no le afectara la fuerza con la que la golpeaban, como si fuera la parte más alta de un castillo que tratara de salvarse ahogado. Pero ninguna de las expediciones que se organizaron para buscarlos, a la torre y al castillo, habían dado frutos.

Ese misterio, del que ya se tenía documentación de cientos de años atrás, seguiría siéndolo porque hay cosas que es mejor no descubrir y esta torre continuaría, de este modo, siendo el vigía anónimo del océano muchos siglos más.

9 comentarios:

  1. Muy bueno, María, me ha recordado a

    ResponderEliminar
  2. Me ha recordado a una novela maravillosa de Iris Murdoch, gran autora a la que te recomiendo sin dudas!

    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ladytacones, no la conocía, pero viniendo la recomendación de ti, debe estar muy bien, así que la investigaré, gracias!!

      Eliminar
  3. guuuaaauuuu!!!... me quedo con lo de que "hay cosas que es mejor no descubrir.."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos los niveles de la vida, como que hay cosas que es mejor no descubrir, verdad?

      Besos!

      Eliminar
  4. Seguro que esa torre la usaban las sirenas para descansar un poco de tanta agua y otear el horizonte :)

    Buen comienzo de semana :)

    ResponderEliminar
  5. Mari Carmen, me has completado el relato con tu comentario, es genial!

    Chao!

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las visiones que nos estás ofreciendo de una misma fotografía. Me encanta la palabra vigía, ¿por qué será?

    ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Vigía Anteojos! Y no te creas, que cuando usé la palabra me acordé de ti, ;)

    Chao!

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...