domingo, 27 de octubre de 2013

Relato con Foto: La butaca 5




La butaca 5 de la fila 8 siempre estaba vacía, pero nunca podía comprar la entrada que le pertenecía. Por más que lo intentaba, no lo lograba: en la taquilla siempre le decían que estaba reservada y a la hora de apagarse las luces, nadie ocupaba ese lugar.

Había pensado varias veces en sentarse a las bravas, casi con rencor, en ella. Una vez a oscuras, ninguna persona iba a reclamarle esa acción, sin embargo le invadía un sentimiento de culpabilidad y vergüenza, no era propio de él hacer ese tipo de cosas.

Al final, un día cualquiera, en una película de la que ya no recordaría el nombre una semana después, pudo acceder a la butaca 5 de la fila 8. La emoción le embargaba, una corriente eléctrica le corrió por los dedos cuando tocó el ticket y una expectación casi agobiante lo empujaba a esperar a las puertas de la sala, aún sabiendo que quedaba un poco para que abrieran. La taquillera le había mirado raro, lo sabía, cuando había soltado un grito de alegría y es que no esperaba una respuesta afirmativa a su pregunta de siempre.

Se abrieron las puertas y fue el primero en entrar. No quería que nadie notara su nerviosismo e intentó reprimirse andando despacio y despreocupado. Desde abajo, junto a la pantalla blanca gigante, vislumbró la butaca 5. Subió cada peldaño de la escalera con veneración y cuando llegó ante el objeto de su deseo se dejó abrazar por el azul de su tapizado y la comodidad de sus posabrazos. 

Nunca salió de aquella sala, en realidad, nunca salió de la butaca 5 de la fila 8. Recogieron su cuerpo al comienzo de la sesión siguiente cuando entraron los nuevos espectadores, estropeando su jornada porque lógicamente el cine cerró sus puertas ese día. Cuando volvieron a abrir, la butaca 5 de la fila 8 había desaparecido, en su lugar había un elocuente hueco vacío. Nunca más se vendería esa entrada y él se había salido con la suya.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Jejejej, eso lo dejo a elección del lector, para mí, siempre será misterio, qué se le va a hacer!

      Besos!

      Eliminar

Dime algo si quieres...