viernes, 18 de octubre de 2013

Es viernes, mamá: El parque




El tema del parque es un tema espinoso. Tengo varios puntos que explicar y me gustaría que no se me entendiera mal en esta primera afirmación que hago sin pelos en la lengua: "No me gustan los parquecitos para los niños", a pesar de que son el universo en el que se socializan, donde conocen a otros niños y pueden encontrar incluso a ese amigo que tendrán para toda la vida. Como se me amontonan los apartados, vayamos por partes:

- No es que yo sea una antisocial que no quiere relacionarse con otras mamás, no. Es que aún no puedo hacerlo de una forma fluida y normal porque el chico es demasiado pequeño como para que yo esté en los banquitos para papás de alrededor del parque solo mirando. Bajar a un parquecito implica mimetizarme con el entorno, convertirme en una más de ellos, entrar en su mundo. Porque el chico es pequeño, sí, se quiere subir a todos lados, su cuerpo le dice que puede (y puede) pero su edad le dice que no es estable, que no mire por donde va, que quiera bajar los escalones de tres en tres o tirarse por el hueco vacío que está junto al tobogán. Así que ahí me veo yo, cual sombra del chico, con una sonrisa impertérrita y hablando en dialecto infantil (esos tonos que nos salen a todos y que no entiendo, pero que salen y es así).

- Los parquecitos de niños de mi zona solo tienen arena. No hay ni uno con ese material de goma tan agradable, solo arena. En verano son de lo más engorrosos. Además, no es arena al uso, son piedrecitas pequeñas. A mí se me meten en las sandalias y el chico sube a casa con medio kilo en cada pie, poniendo el suelo perdido y resbaladizo. No me gusta, lo siento, y hasta que no deje de ser la mamá sombra, no me hará gracia bajar al parquecito.

- Veo el mundo infantil desde dentro, con toda su crueldad y tengo que reconocer que es salvaje. Encima, como yo soy la autoridad en el recinto, me vienen a mí y me dicen: "Esa me ha dicho guarra". Sí, señores, ¿y qué hago yo? Pues decirle, "¿Guarra? ¡Anda ya! Seguro que no has escuchado bien" - ha escuchado perfectamente. - "Tú, con no decirlo tú, tienes suficiente". ¿Qué puedo hacer? No puedo llamarle la atención a esa niña que ha llamado guarra a la otra. Y a la pobre niña que me ha venido a decirme eso la dejo con una cara de tristeza que me rompe el corazón.

- Soy la sombra y la vigilanta. El chico está en esa época en que va con su mochila de coches (su mochi) a todas partes. Es su extensión, su gran tesoro, ¿cómo decirle que no se lo baje al parquecito? ¿Cómo explicarle que cuando allí entra algo como su mochi pasa a formar parte de la comunidad? Los demás niños, a pesar de ser mayores que el chico no dejan de ser niños pequeños, y acuden a la novedad como zombis atraídos por carne fresca (no puedo evitar pensar en "The walking dead"). Empiezan a repartirse los coches mientras el chico, mi chico, se queda patidifuso tratando de controlar todo su arsenal de coches. Yo intento, con la sonrisa impertérrita, que comparta (porque los padres tenemos esa manía de que compartan, todos, sin excepción, además quedaría feo decirle a los niños que dejen en paz los juguetes del tuyo, muy feo); juego (¡juego!) con ellos para que él vea que se lo va a pasar bien... Pero a la vez estoy grabando en mi mente quién tiene qué coche. Al señor M. no le gusta bajar principalmente porque no sabe gestionar este tipo de asuntos.

- Ves cosas del mundo de los mayores muy feas, la maternidad también nos hace sacar lo peor de nosotros mismos. Observar cómo un par de madres se enzarzan en una discusión por algo que ha pasado entre sus hijos es triste; aunque más triste es ver cómo uno de esos niños, igual que su madre, empieza a perderle el respeto a esa otra persona mayor y no es reprendido por ello.

Por eso, cuando miro la hora y van llegando las ocho, salto de alegría y digo: "¡Hala, para casa, a bañar! Recoge tus coches!". Y entonces, esos pequeños ayudan al chico a meter los coches en su mochi y veo que no todo es tan malo y me alegro y me preocupo a la vez por todo lo que va a tener que pasar el chico solo porque yo no voy a estar ahí siempre vigilando quién coge qué coche y él se las tendrá que ver solo en algún momento y llega un punto en que me agobio y... cojo al chico de la mano y se va dando saltos (perfeccionando su técnica, recuerden). Queda un poco, poco pero aún algo, hasta que baje y me quede en los banquitos para papás de alrededor del parquecito, menos mal que todavía es demasiado pequeño y debo estar con él dentro. (Claro, pienso que tendrá que pasar solo muchas cosas, no solo desenvolverse en ese micromundo que es el parquecito para niños).


13 comentarios:

  1. Jajaja Lo de la mochi y los coches me ha encantado!!
    Por cierto, ya que eres la vigilanta, esta tarde te llevo a mi chico para que lo controles, jijiji.
    Que noooo, es broma!! :P
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja, ay, Vane, si con uno estoy molía, con dos... no quiero saberlo! Creo que no sobreviviría! (por eso estoy en planteamientos serios sobre un segundo o no, a ver, a ver... jajaja).

      Besos!

      Eliminar
  2. jajjajajaj... te mimetizas con el medio eh pajara!! jajajja... que graciosa!!
    siento ser yo quien te lo diga, pero si de verdad te gusta el tema, da igual cuantos años tengan los peques, porque yo sigo entrando con mis sobris!!!! y algunos tienen 6 años... jajajjaja... me encantan!!
    lo malo son los hijos de los demás, of course,
    pero justo para el ejemplo que has puesto de "la niña guarra" yo empleo lo siguiente. te viene la peque y te dice: -oye, esa niña me ha llamado guarra; y tú le puedes contestar: -¿Lo eres, eres guarra?; y la peque te dirá: -no; a lo que tú brillante institución representante de los padres de los bancos le respondes un: pues vete y diselo, dile que no eres guarra.

    total, que haces ver a la chica que no es guarra, y le das una estrategia para defenderse sin tener que ir tu de mala...

    sé que hay muchas variables en el parque, y en el resto de micromundos que utilizaras... pero te puedo asegurar que esta medida es infalible... en muchos muchos momentos... yo la uso practicamente a diario.... y son muchos años!!

    en fin, espero que te sirva!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me apunto la fórmula, porque la verdad que me quedé a cuadros cuando la chiquilla me vino con eso. Me la apunto por si me pasa de nuevo y para el chico, que también crecerá y se las verá con el duro micromundo del parque, ay, Dios!

      Besos!

      Eliminar
  3. Tranquila, ya te queda menos para quedarte fuera :) te envío un abrazo desde... La estación de Sevilla. Ya me quedan sólo 3 horas de viaje hasta Atocha :) hasta mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, espero que el viaje haya sido provechoso! Espero que te lo hayas pasado bien, ¡en la estación de Sevilla! Yo estoy en Dos Hermanas! ¡Hemos estado muy cerca!

      Chao!!

      Eliminar
  4. Me encantan tus reflexiones! Son una pasada, de hecho como te he dicho en otras ocasiones, me siento muy identificada.
    Yo no es que sea asocial, pero no me atraen nada los parques infantiles, y no es por los niños si no por los padres...
    En fin, que no queda más remedio!
    Besos

    aliceinbo2.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no queda más remedio! Los toboganes para el chico son un paraíso y solo los hay en esos parquecitos!

      Chao!!

      Eliminar
  5. yo también odio esos parquecitos para niños, son como los parquecitos para perros, no me gustan un pelo. por suerto a mi hijo tampoco le gustan (ni la arena jiji) así que de momento campamos a nuestras anchas por todos los demás paseos del parque, aceras y demás, por donde hay menos personal y se puede correr mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte que tienes, Bego! Como decía antes, al chico le chiflan los toboganes y enarenarse como si fuera una croqueta, así que a mí sí que me va a tocar una larga vida de parquecito, ejejeje...

      María

      Eliminar
  6. Cuando mis hijas eran pequeñas, siempre me temía el momento parque!! Muy buenas reflexiones :)
    Bss

    ResponderEliminar

Dime algo si quieres...