viernes, 27 de septiembre de 2013

Es viernes, mamá: Palabras prohibidas

En el post de los berrinches hablaba de que en casa habíamos desarrollado una habilidad pasmosa a la hora de planificar nuestros paseos porque cualquier error podía inducir a berrinches inesperados que nos aguaran la tarde, la fiesta y el sosiego (entendiendo por sosiego cualquier estado que no signifique estar con los pelos más de punta de lo normal). Las calles de nuestro pueblo se han llenado de tentaciones demasiado evidentes: coches, patos gigantes, motos, barcos, máquinas de bolas... que asaltan la atención del chico a las puertas de cualquier establecimiento (el último en unirse, una Administración de Loterías, increíble pero cierto Pasé ayer y ya no estaba, me parecía justo decirlo). Por eso, en un alarde sin precedentes de estrategia y logística, el señor M. y yo planeamos los paseos cuidadosamente para no pasar por estos lugares, aunque ello signifique que estos paseos se estén limitando bastante.

Pero no, después de todo ese rollo de ahí arriba, el post no va de eso, pero un poco: también hemos desarrollado un lenguaje paralelo en el que los adultos de mi hogar (a veces me pregunto si nos debemos llamar así) nos comunicamos cuando el chico está delante (y lo más alarmante es que también lo hacemos cuando no está) para no hacer saltar la liebre de forma innecesaria.



A todos os pasa, ¿verdad? Es mencionar... ¡gusanitos! y un personaje emerge de la oscuridad del pasillo gritando "atitos, atitos"; es decir ¡moto! y una vocecilla insistente hasta la saciedad repite una y otra vez "toto talle, toto talle" (moto calle, para los menos avispados); es escapárseme ¡polo! y una manita regordeta no dejar de darme toquecitos en la pierna acompañándola de un dulce "polo, mamá; polo, mamá" (aunque de lo que yo esté hablando es de la mancha del polo del padre del chico). Es un vocabulario que hemos vetado en casa después de provocar algún sofoco fácilmente evitable si no hubiésemos dicho algo inadecuado.

¿Cómo lo hemos solventado? La palabra estrella que sustituye por igual a cualquier palabra peligrosa es tema: "¿Tienes ganas de llevarte el tema a la calle?" (¿Tienes ganas de llevarte la moto a la calle? Sí, no siempre nosotros tenemos ganas de llevárnosla); "¿Llevas los temas en la mochila?" (¿Llevas los gusanitos en la mochila? No hay que gastar los recursos al comienzo del paseo, siempre pueden hacer más falta luego). Aunque también hay sustituciones específicas, por ejemplo, la moto puede ser "las dos ruedas".

Pero hay más palabras y expresiones prohibidas, aquí pongo varias, aunque seguro que alguna se me queda en el tintero: parque, helado, bibi, a comer (si la comida no está lista listísima para servir), tobogán, Bob Esponja (sin antes asegurarnos que en Clan lo están echando), chupachups ("esta es importante que no se escape" nos repetimos como un mantra); zumo (a cualquier hora del día). 

Y para vosotros, ¿cuáles son las palabras prohibidas?

12 comentarios:

  1. JAJAJJAJAJJAJAJJAJ!!!!!!!!!! A TOPEEEEE!!!!!!
    VAYA VAYAAAAAAA.....CON EL TEMA,
    ME ENCANTA LEERTE-LEEROS,
    OJALÁ FUERÁIS DE LOS PADRES DE MIS NIÑOS.. ME LO PASARÍA PIPA CON VOSOTROS!!
    ME ENCANTA QUE ESTÉIS DISFRUTANDO TANTISIMO!!
    UN PLACER LEEROS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pumi!!! Y un placer verte por aquí!!!

      Besos!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí, parque es una palabra... mala, malaaaaa, ajajajaj

      Besos!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Jajaja, pues sí, la vidas es así de simple... y complicada!

      Eliminar
  4. Yo ya hace tanto tiempo que ni me acuerdo, afortunadamente Rebeca ya está crecidita :) pero desde luego, hay que echarle imaginación a la cosa y aún así... ¡anda que no son listos los chavalines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, cuando digo "tema", él va detrás mía diciendo: "mema, mema", ay!

      Chao!

      Eliminar
  5. Qué gracia me hacen tus comentarios....
    Me recuerdan a algo y no se a qué, jejeje

    aliceinbo2.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que luego todos tenemos que tener nuestras triquiñuelas para engañarlos, y acabamos haciendo las mismas cosas!

      Eliminar
  6. jajajajaja me troncho con el "tema".
    pues las nuestras son sin duda gusanitos y calle. patata frita no va a la zaga pero aún no tiene las proporciones siderales de gusanito XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gusanitos son uno de los mejores aliados de los papás, tanto que yo acabo comiéndome la mitad del paquete!

      Eliminar

Dime algo si quieres...