viernes, 23 de agosto de 2013

Es viernes, mamá: Carne de porrazo




El chico es carne de porrazo. Lo veo a cada momento y por muy pequeña que sea la posibilidad de que se dé un golpe, se hace realidad como por arte de magia. No digamos ya si la posibilidad es de grandes dimensiones, entonces todo ocurre incluso más rápido.

Quiero pensar que todos los niños de dos años son carne de porrazo, que los atraen como si ellos fueran imanes, que el porrazo forma parte de sus vidas, igual que lo forma el jugar o el comer. Buscando razones a este hecho que me parece sorprendente, pero que ha perdido cierto efecto por lo usual que es ya en mi vida (y no digamos en la suya), he llegado a unas cuantas conclusiones:

- Tiene la estatura perfecta para irse dando con todo lo que se va encontrando. Ya no pasa ni raspando bajo la barra que hay en la cocina, pero él sigue acometiéndola como si pudiera. El resultado es el único que puede ser.

- Va andando sin mirar y corre con un estilo que llama el golpe a voces. No puede pasar otra cosa más que se caiga, se dé con el quicio de la puerta en la cabeza, con el pico de la mesa en la rodilla o como la vez más gorda de todas: se caiga y se dé con el tirador del cajón del mueble del salón en la ceja y necesite cinco puntos.

- No ve el peligro de sus actos. Normal, él no tiene por qué verlas, no tiene edad para ello. Pero para mí es como si viviera en un mundo lleno de picos, pinchos y agujeros en los que puede caer y hacerse daño. Veo peligros hasta donde no los hay.

Así que espero que esta etapa, porque creo firmemente en que es una etapa (no puede ser otra cosa), termine lo más pronto posible. Hasta entonces, nos tendremos que acostumbrar, el chico y yo, a que él es carne de porrazo.

4 comentarios:

  1. Hay que tomárselo con calma ... con el tiempo tendrá menos golpes ... pero más gordos :(

    Paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calma y paciencia son dos virtudes que antes no tenía y que ahora estoy desarrollando hasta extremos insospechados para mí, jejeje, ¡lo que es tener un niño!

      Chao!

      Eliminar
  2. No hay que perderlos de vista ni un sólo instante... Se me pone el vello de punta de las desgracias que ocurren a menudo por despistes de los padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo peor de todo es que es imposible estar al tanto en todo momento, ya te digo, no vivo!

      Eliminar

Dime algo si quieres...