martes, 23 de julio de 2013

Martes de recomendación: Lecturitas de verano

Es verano. Es la época. Y llego tarde. Desde finales de mayo se vienen publicando artículos sobre libros que llevarse a la playa, a la montaña, a la piscina o al sillón de tu salón regado por el aire acondicionado. Por eso no sabía si venía a cuento ya lanzar un post sobre recomendaciones de lecturas para el verano, pero… nos queda mucho por delante. De momento todo agosto y aquí en Sevilla, alargamos hasta no se sabe dónde la época estival, así que ahí va mi post de “Lecturitas para el verano”.

El verano, no sé por qué, se ha identificado con lecturas ligeritas, no me des un tostón, algo con lo que pasar el rato porque no me importa ocupar mi tiempo mirando las musarañas, etc. Los libros que a continuación propongo me parecen “lecturas ligeritas” a pesar del número de páginas de algunos de ellos.

Si te van los escenarios históricos, esos que están ambientados en los siglos XVI, XVII, XVIII, aquí van algunas opciones:

- La trilogía Martín Ojo de Plata de Matilde Asensi: aventuras, piratas, Sevilla, las Américas… Todos los ingredientes para un buen puchero (qué calor) que se guisa durante el Siglo de Oro español. Yo me leí los tres libros el verano pasado en tan solo un mes, así que no cuesta demasiado. Los libros son por orden: “Tierra Firme”, “Venganza en Sevilla” y “La conjura de Cortés”. Un apunte, la editorial ha sacado la trilogía en un solo tomo, no sé si me convence, demasiado gordo. Podéis optar por las ediciones de bolsillo, no sé si más económicas, pero desde luego sí más manejables.

- “La leyenda del ladrón” de Juan Gómez-Jurado. No lo leí en verano, pero podría haberlo hecho si no me lo hubieran regalado en Navidad. Más Sevilla en el s. XVI, más injusticias y aventuras, más amor… Lo dicho.

- “La catedral del mar” de Ildefonso Falcones. Esa versión catalana, a simple vista, de “Los pilares de la Tierra”. En número de páginas tampoco se le queda atrás y es el típico libro gordo que te puede durar todos los meses de verano o bien, leértelo en un suspiro. Yo lo hice como este último porque al final me resultó atractivo y adictivo.

Si lo que quieres es reírte un rato, así sin más, estos son los dos títulos que te ofrezco:

- “Vacaciones con papá” de Dora Heldt. Algo excéntrico el papá de la protagonista, algo excéntricas las situaciones que viven, algo excéntrico todo. Pero te arranca sonrisas, que es de lo que se trata.

- “Cosas por las que discutimos mi chica y yo” de Mill Millington. Lo leí hace tiempo y solo recuerdo que no paré de reír en todo lo que duró el libro. Creo que eso podría ser suficiente razón para leerlo, pero que lo leyera también mi marido y opinara lo mismo que yo, le suma puntos hasta el infinito.

Si de lo que tienes ganas es de una novela negra actual, de esas que ocurren en los escenarios de hoy en día, toma, lee por ejemplo a Asa Larsson, empieza si te apetece por “Aurora Boreal”, a mí me dejó un buen sabor de boca.

O sumérgete en la vorágine finalmundista de Glenn Cooper. Yo, sin saber que era la segunda parte de una trilogía, empecé por “El libro de las almas” y me resultó interesante. Ahora ha salido la tercera y última entrega, “El fin de los escribas”, que puede que se convierta en mi lectura veraniega si antes no echo de mi mesilla a “Salvaje” o a “Los ojos amarillos de los cocodrilos”, demasiados para compartir tan poco hueco.


A lo que íbamos, que si no lees es porque no quieres. Con lo bonito que es vivir la vida de otros durante unas horas al día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime algo si quieres...